Liberbank ha convertido 82 de sus sucursales en agencias financieras durante el primer año de su iniciativa de transformación del modelo de oficinas, para responder a la dispersión geográfica de la población en determinadas áreas.

Con este objetivo, Liberbank puso en marcha en septiembre de 2016 esta estrategia, que consiste en franquiciar oficinas en pequeños núcleos del medio rural para paliar la dispersión geográfica de algunas áreas de población respecto a sus regiones de origen, así como atender a las poblaciones con características singulares de los territorios no naturales del banco.

La mayoría de las sucursales de Liberbank modificadas se sitúa en el entorno rural de las zonas naturales de la entidad. Así, 12 se ubican en Asturias, 9 en Cantabria, 25 en Extremadura, y 26 en Castilla-La Mancha.