Liberbank y MásMóvil pretenden lograr el lanzamiento del primer banco móvil en España a lo largo del presente año.

Según fuentes financieras, la compañía de telecomunicaciones y Liberbank están a punto de cerrar un acuerdo después de meses de trabajo (en un proyecto denominado Finlandia), aunque MásMóvil negocia también con otras entidades.

“En el mercado ya se han desarrollado varias entidades de ‘fintech‘, pero que funcionan más como agregadores de distintos negocios financieros. Lo que ultiman MásMóvil y Liberbank es otra cosa, es una entidad móvil de gestión puramente bancaria. Un establecimiento con licencia”, explican.

Estas mismas fuentes explican que la operadora contactó hace meses con varias entidades bancarias españolas. Tras estudiar varias propuestas, llegó a un acuerdo con Liberbank, una entidad con la que comparte el hecho de ser un challenger dentro del mercado. En el marco de este plan, la operadora aportaría su tecnología digital y su experiencia en márketing, mientras que el banco aportaría sus conocimientos bancarios y de gestión de riesgos, así como su experiencia regulatoria.

El modelo corporativo todavía está en negociación, pero fuentes próximas a las mismas señalan que lo más probable es que se constituya una sociedad conjunta al 50%. Es una solución que permite a ambas partes compartir el control y la independencia.

El plan de Liberbank y MásMóvil pasa por crear un banco móvil para captar sobre todo a un tipo de cliente joven, relativamente menos bancarizado y que opera frecuentemente a través de su teléfono.

El lanzamiento del nuevo banco se llevará a cabo de forma “inminente” durante los próximos meses, tal y como explican fuentes próximas a la operación.

Liberbank y MásMóvil han señalado como objetivo en los primeros tres o cuatro años de funcionamiento del nuevo banco conseguir un número de clientes de entre 500.000 y 600.000.