Los primeros ojos rasgados
El Diario Montanes
A finales de los sesenta, Santander no estaba acostumbrada a los ojos rasgados. Por eso, muchos se paraban por la calle para ver al «chino». «Me lo llamaban muchas veces. Todavía alguno con mala lengua…». Fue cosa de tiempo y de respeto. Porque la

Leer noticia completa: http://goo.gl/CdtL4