Los Reyes de España, Felipe VI y Letizia, han resaltado este miércoles, durante su visita a Liébana para respaldar el Año Jubilar Lebaniego, la “historia y trascendencia” del monasterio de Santo Toribio.

Así, al menos, lo han plasmado en el pequeño texto que han firmado en el libro de visitas del templo, que han visitado hoy en compañía de las autoridades.
“Nos alegra especialmente que en este año santo jubilar tengamos la oportunidad de venir al Monasterio de Santo Toribio de Liébana para venerar el ‘Lignum Crucis’ y apoyar todas las iniciativas de promoción que se están realizando para dar a conocer la historia y trascendencia de este lugar. Gracias y enhorabuena a todos por el esfuerzo y por la acogida durante nuestra visita”, ha escrito Felipe VI, unas líneas bajo las que han firmado él y la Reina Letizia.

Los Reyes han llegado a Santo Toribio a las 10.50 horas y, apenas han descendido del coche, han recibido el cariño de las cerca de 300 personas, entre peregrinos, turistas y vecinos de Liébana, que les esperaban en el lugar y que han coreado “viva los Reyes, viva España” y han agitado banderas nacionales y de Cantabria.

Tras saludar al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna; el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz; la presidenta del Parlamento regional, Dolores Gorostiaga; el obispo de la Diócesis de Santander, Manuel Sánchez Monge, entre otros, los Reyes se han acercado a los peregrinos, turistas y vecinos y les han ido dando la mano “uno a uno”.

Tras recorrer toda la línea de gente dándoles la mano, los Reyes acompañados por las autoridades y miembros de la Cofradía de la Santa Cruz han atravesado la ‘Puerta del Perdón’ del Monasterio, donde han visitado el templo y han conocido el ‘Lignum Crucis’, el trozo más grande que se conserva de la Cruz de Cristo.