El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha inaugurado esta tarde en Rubayo uno de los ocho monolitos con los que el ayuntamiento de Marina de Cudeyo ha querido homenajear a los peregrinos del Camino de Santiago a su paso por este municipio.

Los monolitos, realizados con piedras de antiguas casonas de la zona, lleva una inscripción metálica “en memoria de todos los peregrinos, vecinos y familias que a lo largo de la historia han morado en este pueblo”, y están situados en áreas de descanso de las localidades de Rubayo, Elechas, Pedreña, Setién, Gajano, Aguero, Orejo y Pontejos.

En el acto, celebrado en la Finca del Marqués de Rubayo, Revilla ha explicado la importancia de la figura de Beato de Liébana en el origen del Camino de Santiago, ya que este monje cántabro fue el que defendió que el apóstol estaba enterrado en Galicia.

También se ha referido a la oportunidad de erigir estos monolitos en un año como 2017 en el que se celebra el Año Jubilar Lebaniego. El presidente de Cantabria, aprovechando la asistencia de varios niños, utilizó la bandera de Cantabria que cubría el monolito para dar una amena lección de historia sobre los símbolos del escudo de la comunidad autónoma, en especial sobre el protagonismo de los barcos cántabros en la conquista de Sevilla al mando del almirante Bonifaz y la riqueza histórica de la estela cántabra.

Por su parte, el alcalde de Marina de Cudeyo, Severiano Ballesteros Lavín, ha agradecido al Gobierno de Cantabria la financiación de estos monolitos según un proyecto realizado por el técnico Raúl Fernández Huerta que ha ascendido a 60.000 euros.

Ballesteros, bastante emocionado, ha querido recordar a todos los vecinos ya fallecidos que de alguna manera se honra también en este monolito, “porque gracias a todos ellos hemos llegado a ser lo que somos hoy en día”. El acto finalizó depositando una corona de flores a los pies del monumento.

Además del presidente y el alcalde, en el acto también estuvieron el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, cuyo departamento ha corrido con los gastos de estos monolitos y el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón.