La agencia de calificación crediticia Moody’s ha decidido mantener la calificación de la deuda a largo plazo de Liberbank (‘B1’). Este ‘rating’ se sitúa dentro del ‘grado de especulación’ y a tres escalones del ‘grado de inversión’.

Moody’s ha tomado esta decisión después de que Liberbak anunciase su intención de lanzar una ampliación de capital por un importe de 500 millones de euros con el objetivo de acelerar la reducción de su cartera de activos inmobiliarios y dudosos.

Concretamente, la agencia ha tomado en consideración los “beneficios” de la transacción, que se destinarán enteramente a que los niveles de provisiones por activos improductivos (NPA, por sus siglas en inglés) de Liberbank estén “en línea con la media del sector”.

Esta transacción “mejorará la capacidad de absorción de riesgos de la entidad frente a su débil perfil de riesgos y su baja cobertura de provisiones”, ha apuntado Moody’s en un comunicado.

El consejo de administración de Liberbank aprobó el pasado miércoles proponer a la junta extraordinaria de accionistas del próximo 9 de octubre la aprobación de esta operación.

La entidad ha disminuido el valor nominal desde 0,90 euros a 0,02 euros. Los responsables del banco confían en sus modelos internos para reducir costes.

Los accionistas de Liberbank tendrán que aprobar antes una reducción del capital social de 816,9 millones de euros “para constituir una reserva voluntaria indisponible”. Con este movimiento, el valor nominal de la totalidad de las acciones del banco caerá desde los 0,90 euros hasta los 0,02 euros, según señala la propia entidad presidida por Manuel Menéndez en su comunicado.

Ésta ha sido la opción elegida para evitar un posible obstáculo de la normativa sobre ampliaciones de capital: las entidades cotizadas no pueden hacer una emisión de acciones por debajo del valor nominal.