Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) vuelve a programar los talleres de ‘Jardines Ecológicos: combate las plantas invasoras desde tu jardín’ dentro de su proyecto LIFE ‘Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad’, que busca preservar y potenciar espacios verdes junto a zonas degradadas por la industrialización y la presión demográfica en los municipios en torno a la bahía.

El Taller de Jardines Ecológicos ya se celebró en los municipios de la cuenca del Miera y ahora llegará a distintas localidades del denominado Anillo Verde de la Bahía, del que forman parte los municipios colindantes con la misma así como otros cercanos.

Los próximos tendrán lugar en Revilla de Camargo el miércoles, 28 de junio; en Solares (Medio Cudeyo) el jueves, 29 de junio y en Maoño (Santa Cruz de Bezana) el jueves 6 de julio.

Según la Fundación, con esta actividad tratan de promover el valor estético y ambiental de las plantas autóctonas al tiempo que se combate la propagación de especies como el plumero, la chilca o la uña de gato, tan extendidas por nuestra región.

En los talleres, gratuitos y de tres horas de duración, habrá una parte teórica y otra más práctica. En la charla teórica se darán pautas para diseñar nuestro propio jardín y se conocerán tanto las plantas autóctonas que podríamos usar como las invasoras que deberíamos evitar.

Después, los monitores guiarán a los participantes en un paseo por los jardines del mismo barrio en que se habrá impartido la teoría para mostrarles en vivo todo lo aprendido.

La flora invasora “viene ligada habitualmente a su introducción a través de la jardinería”, explican en la Fundación. “Se calcula que hasta un 60% ha llegado aquí para ser plantada en jardines”. Pero esta vegetación, finalmente, desplaza a la autóctona, lo que daña la biodiversidad y homogeneiza el paisaje.

En las jornadas se hablará también de hortifloricultura pues, como señalan los organizadores, “cualquier espacio verde que tengamos podemos aprovecharlo para sembrar vegetales que, además de proporcionarnos alimento, son muy estéticos, como el pimiento, al que le sale una flor preciosa”.

“Con todo esto acabaremos creando “microreservas” con las que “además de disfrutar de especies vegetales, atraeremos a un montón de seres vivos muy atractivos como aves y mariposas y también a insectos polinizadores que, a su vez, ayudarán a propagar las semillas de nuestro jardín”.