El director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) y de la conservación de las cuevas prehistóricas de la región, Roberto Ontañón, ha anunciado que antes de que finalice el año otras tres nuevas cuevas se unirán a las cuatro con arte rupestre recientemente descubiertas.

De esta manera, según sus palabras, se habrá producido “un aumento de más del 10% del número de sitios decorados con arte del Paleolítico en Cantabria”.

Estas nuevas cavidades que se estudiarán en los próximos meses son La Brazada en Ruesga, la Cantera I en Puente Viesgo y Los Pendios en Celis (Puentenansa), ha explicado el máximo responsable de las cuevas prehistóricas en Cantabria durante su intervención en el Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo.

En su exposición, que tuvo lugar este lunes, Ontañón detalló la investigación que se está realizando en las cuatro cavidades con arte rupestre descubiertas recientemente:

Solviejo (Voto), Los Murciélagos (Entrambasaguas), Las Graciosas (Medio Cudeyo) y El Rejo (Val de San Vicente). Agregó que a estas cuatro nuevas cuevas cántabras con arte rupestre datado en el período premagdaleniense, con una antigüedad de entre 28.000 y 22.000 años, se unirán las otras tres citadas antes de que finalice el 2017.

Ontañón recordó que estas nuevas incorporaciones al patrimonio prehistórico de Cantabria responden a un proyecto de la Dirección de Cultura del Gobierno regional para potenciar el arte rupestre que se inició el año pasado, tiene carácter bianual y se centra “en la documentación de conjuntos parietales inéditos de posible cronología paleolítica en varias cuevas”.

El director del MUPAC subrayó en su conferencia que el origen de este proyecto encaminado a descubrir el arte rupestre paleolítico de cavidades cántabras que aún no se ha estudiado o documentado tiene relación directa con el descubrimiento fortuito de la Cueva Áurea o Auria Nota en pleno Desfiladero de la Hermida (Peñarrubia) en el año 2015, gracias a las fotografías facilitadas por unos espeleólogos.

Ontañón precisó que el proyecto tiene naturaleza multidisciplinar con participación de especialistas en la investigación, técnicos en la gestión del patrimonio arqueológico, además de representantes de la Administración autónoma, de la asociación que desarrolla el Itinerario Cultural del Consejo de Europa ‘Caminos de Arte Rupestre Prehistórico’ y de dos empresas de arqueología y geodesia, Gaem Arqueólogos y Gim Geomatic.