El comercio minorista de Cantabria se muestra preocupado en sus expectativas para 2018, en base a un 2017 que ha resultado difícil para el sector, y en el que el nivel de consumo no ha logrado repuntar.

“Seguimos preocupados”, ha admitido Miguel Rincón, presidente de la Federación de Asociaciones Empresariales de la Distribución y el Comercio de la Comunidad Autónoma (Fediscom), que si bien reconoce que hay más gente trabajando, el nivel salarial “no ayuda a generar consumo”.

El portavoz de Fediscom también reclama más “innovación, dinamización y apoyo” para el sector. “Tenemos que recuperar al ciudadano en las ciudades y que las ciudades sean centro de cultura, de ocio y de consumo”, plantea en declaraciones a esta agencia.

A juicio de Rincón, la clave para que un establecimiento tradicional continúe con su actividad está en la modernización y el uso de las nuevas tecnologías, pero sin perder “la manera que toda la vida tuvimos de atender”.

“Por la especialización y el buen trato podemos todavía sujetar al cliente que tenemos”, asegura el representante de los comerciantes minoristas de Cantabria, que aboga así por combinar el “buen servicio” y el “trato diferenciado” al público con tener una página web “con potencia” que sea “imagen” de la empresa o iniciarse en la experiencia de vender online.

“Durará el comercio que entienda que se tiene que modernizar, que tiene que entrar en el mundo tecnológico”, abunda Rincón, que también se ha referido a la campaña navideña y a las rebajas de invierno.

De las compras previas a la Navidad, el presidente de Fediscom ha indicado que este año se están “retrasando”, ya que el “boom” de adquisición de regalos suele comenzar a mitad del puente de la Constitución y la Inmaculada, a principios de diciembre.

Pero, como explica al respecto, este 2017 esas fechas han coincidido con una “malísima climatología”, con jornadas marcadas por intensas lluvias, por lo que la gente ha acudido a centros comerciales, en los que están “a cubierto”. Aun así, vaticina que el consumo en los últimos quince días del año será “bueno”.

En cuanto a las rebajas que normalmente se inician después de Reyes, Rincón cree que “tenemos que tener mentalidad anglosajona” para que las mismas comiencen “pronto” y de manera “agresiva”.