El Proyecto Ríos desarrollará a lo largo de todo el mes de mayo una nueva campaña para el estudio de los ríos de Cantabria. Esta iniciativa, impulsada por la Asociación Cambera, cuenta con la colaboración de más de 500 personas voluntarias, que se encargarán de muestrear el estado de conservación de tramos fluviales distribuidos por la mayor parte de las cuencas fluviales de Cantabria.

Para desarrollar esta tarea, las personas voluntarias cuentan con una metodología científica que permite obtener información con la que determinar la situación ecológica de los cursos fluviales cántabros.

Entre otros aspectos, destacan la determinación de la calidad del agua, del bosque de ribera, el inventario de flora y fauna, la detección de especies invasoras, la situación de la biodiversidad amenazada o el estado de sus riberas, ha informado la organización en nota de prensa.

Esta metodología viene apoyada por la dotación a los grupos de voluntarios, por parte de la Asociación Cambera, de materiales gratuitos con los que determinar los diferentes parámetros indicadores, tales como manual de inspección de ríos, lupas, termómetros, redes o fichas de identificación de la biodiversidad.