El artista Raúl Hevia ha ganado el Premio de Artes Plásticas del Gobierno de Cantabria por un proyecto fotográfico fruto de los tres días que pasó en un banco de París “viendo y observando”.

Por su parte, el accesit ha recaído en Emilia Carrera, por su escultura ‘Cubos’. Los premios se han dado a conocer este jueves en una rueda de prensa en la que han participado la directora general de Cultura, Eva Ranea, y los miembros del jurado, integrado por especialistas y expertos en arte, como Salvador carretero, Laura Cobo y Mónica Carballas, que han coincidido en destacar la calidad de las obras presentadas.

En cuanto a la obra de Raúl Hevia, la fotografía y el libro titulado ‘La repetición. Tentativa’, Carretero ha señalado que ha habido unanimidad del jurado y ha destacado que se trata de un “excelente” proyecto del autor, “muy acorde con su trabajo”.

Es una única fotografía fruto de tres años de “reflexión y esfuerzo” después de que Raúl Hevia, que en la actualidad expone en la sala del Faro de Santander, pasase tres días en un banco en una plaza de París, “viendo y anotando” lo que allí ocurría, ha explicado Carretero.

Durante esos días, el artista, que vive y trabaja en Santander, “ha investigado a las personas y a las cosas que iban aconteciendo” bajo su “atenta mirada”. “Durante esos tres días confluyen tiempos, personas, espacios de muy diversa índole y género de una forma especialmente multidireccional”, ha señalado.

En cuanto al accésit, Carretero ha indicado que es una escultura de “realización exquisita” en madera de cedro, “perfectamente hilvanada con su concepción del trabajo sobre la naturaleza y sus desarrollos tridimensionales”, a juicio del jurado, que considera la obra “un homenaje al bosque”.

Por su parte, Laura Cobo ha destacado que Hevia es un “firme exponente” de la fotografía en Cantabra, donde lleva “muchos años” trabajando y continúa investigando de una forma y con un discurso “muy serios”.

Respecto al certamen, Cobo ha puesto de relieve que en las últimas convocatorias se ha registrado “un nivel de excelencia genial, que habla un poco del nivel de creación de nuestra región”. Y es que según ha dicho, hay “grandes artistas” afincados o procedentes de Cantabria con una proyección, en muchos casos, nacional o internacional, y este premio ayuda a “reconocer” el trabajo que están desarrollando, a veces, “en una situación complicada”.