El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha participado en Laredo en el Último Desembarco de Carlos V, Fiesta de Interés Turístico Regional, declarada por el Consejo de Europa Itinerario Cultural Europeo.

Para recrear este momento, la villa se traslada a la época del Renacimiento, concretamente a 1556, cuando la corte imperial recala en el puerto laredano camino de su retiro definitivo en el Monasterio de Yuste en Extremadura.

En la conmemoración del 461 aniversario de la llegada de Emperador, Laredo se convierte en una pujante villa renacentista para lo que calles, establecimientos y fachadas de edificios se adornan y engalanan a la usanza de aquella época, con pendones y estandartes evocando el esplendor del que era uno de los principales puertos de Castilla.

Desfiles, torneos de época, espectáculos pirotécnicos, un Gran Mercado Renacentista, un Campamento Serrano de la Real Cabaña de Carreteros e intensas Jornadas Culturalesconforman un programa de actos en el que más de mil personas formarán parte del elenco de compañías y grupos participantes.

El presidente Revilla, acompañado por el alcalde, Juan Ramón López Visitación; el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, y el resto de autoridades y numerosos vecinos ha asistido al acto central de esta recreación histórica, que es la recepción al Emperador en El Palenque situado en la Playa de La Salvé, precedida por el Gran Desfile.

Al término se ha celebrado la tradicional cena de época en la Cofradía de Pescadores de San Martín.