Con este objetivo, el día 28 de marzo, entre las 20:30 y las 21:30 horas, se apagarán las luces de la Casa Consistorial, el edificio Ribalaygua, la Agencia de Desarrollo Local, el Palacio de Exposiciones y el Palacio de La Magdalena.
Asimismo, se suprimirá la habitual iluminación ornamental de la fachada del Ayuntamiento, el suelo de la Plaza Porticada, el alumbrado de la Catedral, el paseo de las palmeras de Piquío, la fuente luminosa del Sardinero, los proyectores de la primera playa del Sardinero y las pérgolas de Reina Victoria.
“A través de este pequeño, pero simbólico gesto, la ciudad se adherirá una vez más a esta iniciativa internacional que pretende ser una llamada de atención sobre la importancia de la lucha contra el cambio climático”, afirma la concejala de Medio Ambiente.

FG_AUTHORS: Ayuntamiento de Santander – Noticia

Leer noticia completa: http://goo.gl/IIEvCX