La Consejería de Cultura estudiará el diseño de un itinerario arqueológico en Campoo-Los Valles que englobe los tres yacimientos existentes en la zona: Camesa-Rebolledo, el campamento romano de El Cincho y Julióbriga.

Así lo ha anunciado el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, en el transcurso de la visita que ha realizado a los trabajos de excavaciones que se están llevando a cabo en El Cincho, en la Población (Campoo de Yuso), y al campo de trabajo organizado por la Dirección General de Juventud en La Cueva, en Camesa-Rebolledo (Valdeolea).

Tras la visita de la semana pasada a la zona arqueológica de la Garma, Ramón Ruiz ha acudido hoy a otro lugar donde se están llevando a cabo distintas excavaciones incluidas en la campaña arqueológica promovida este año por la Consejería de Cultura, en donde se incluyen 13 proyectos arqueológicos.

En esta ocasión, se trata de los trabajos realizados por el grupo investigador de Arqueología e Historia en el Imperio Romano del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Cantabria, dirigido por José Manuel Iglesias y que estudia otro de los periodos de la historia que Cantabria cuenta con importantes restos, en especial en esta comarca, por lo que estas excavaciones se incluyen en el proyecto Paisaje Histórico de Campoo-Los Valles.

Ruiz ha explicado que estos tres yacimientos conforman entre todos “una interesante y atractiva zona arqueológica”, motivo por el cual la Consejería estudiará el diseño de un itinerario “que dé a conocer esta secuencia histórica que va desde las guerras cántabras hasta los asentamientos romanos”.

Además de destacar su “innegable” valor científico, el consejero quiere que estos yacimientos sean “un motor de desarrollo y promoción para esta comarca”.

El titular de Cultura ha recordado que al inicio de esta legislatura se puso en marcha un ticket conjunto para visitar Julióbriga y Camesa Rebolledo que ha significado que este último yacimiento registre un sensible aumento de visitantes.

En ese sentido, ha señalado que Camesa-Rebolledo recibió el año pasado 2.115 visitantes, lo que supuso un 20% más con respecto al 2015 (1.637). En cuanto a Julióbriga, fueron un total de 8.010 los visitantes, un 5% más con respecto al año 2015 (7.625), cifras éstas que, para Ramón Ruiz, “son estimables pero que también nos obligan a implantar iniciativas que nos ayuden a un crecimiento de las mismas de manera sostenible y a la largo de todo el año”.