Durante los meses de julio y agosto, la Dirección General de Tráfico espera que se realicen en Cantabria 1.249.000 desplazamientos, lo que supone un incremento del 3% respecto al mismo período del año pasado, y un dato superior al +2% de la media nacional. En el conjunto del país se prevén 89,3 millones de desplazamientos.

Concretamente, la previsión para julio en Cantabria es de 591.000 desplazamientos y 658.000 en agosto.

Así se ha detallado por parte del delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, y el jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa en la presentación del dispositivo especial de tráfico para este verano.

El dispositivo especial de tráfico incluye medidas de regulación, ordenación y vigilancia del tráfico para hacer la circulación lo más segura y fluida posible con motivo de las vacaciones estivales, y el aumento de desplazamientos por carretera que se producen durante los meses de verano, según ha recordado el Ministerio del Interior en un comunicado remitido por la Delegación del Gobierno.

En Cantabria, se han establecido como principales puntos conflictivos en la zona de Torrelavega, en el entronque entre la A-67 y la A-8, y en esta última vía en la zona comprendida entre Laredo y el límite con el País Vasco.

Además de las Operaciones especiales de cada mes –del 29 de junio al 1 de julio; 31 y 1 de agosto, y 31 de agosto al 2 de septiembre– durante todos los fines de semana del periodo estival y los días 14 y 15 de agosto con motivo del cambio de quincena y la celebración de numerosas fiestas patronales se intensificará la vigilancia en las carreteras y durante el verano se realizarán campañas específicas de motocicletas, furgonetas, velocidad, alcohol y drogas.

También habrá vigilancia desde el aire con helicópteros, que llegados de Valladolid patrullarán sobre territorio cántabro con una periodicidad semanal, y drones.

Coincidiendo con las palabras del ministro de Interior, Fernando Grande Marlasca, Zuloaga ha señalado que con este dispositivo lo que se pretende es “garantizar la máxima seguridad de los ciudadanos y prevenirlos de cualquier riesgo posible manteniéndolos siempre informados”.

El delegado del Gobierno en Cantabria ha insistido asimismo en la necesidad para todos los conductores de llevar a cabo una conducción responsable, “con el objetivo de reencontrarnos a la vuelta”.