Un grupo de personas participantes en el Plan PROVOCA de voluntariado y educación ambiental que promueve el Gobierno de Cantabria han llevado a cabo una plantación de árboles autóctonos en Somaconcha, Pesquera, para mitigar la huella de carbono de la Feria del Queso que se celebra en este municipio.

En concreto, en el denominado ‘Bosque del Queso’ han plantado 45 ejemplares, equivalentes a las necesidades para compensar las 4’29 toneladas de carbono que se calcula fueron emitidas con motivo del evento, celebrado el pasado verano.

Se trata de una iniciativa con “un enorme valor ilustrativo sobre las actuaciones que podemos acometer para contribuir a la contención del cambio climático”, ha afirmado la vicepresidenta del Ejecutivo autonómico y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, de cuya departamento depende el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) que promueve el plan de voluntariado.

Esta actividad se enmarca en una línea de trabajo impulsada por la Oficina Técnica de Sostenibilidad de la Red Cántabra de Desarrollo Rural e iniciada en última edición de la Feria Internacional del Queso Artesano de Pesquera, celebrada en agosto de 2017, y en la que se calcularon las emisiones de gases de efecto invernadero generadas en el evento.

Así, con apoyo del CIMA, se acometió una experiencia piloto para hacer de la Feria del Queso un evento “lo más sostenible posible”, con dos primeras actuaciones dentro del PROVOCA.

La primera consistió en el fomento del transporte colectivo, facilitándolo a los participantes con carácter gratuito desde Santander y Torrelavega, y acompañado de un recorrido interpretativo por el patrimonio natural e histórico de la zona y la Feria del Queso Artesano.

La segunda actuación fue la realización de un cálculo de la huella de carbono asociada al evento, con el fin de ejecutar un proyecto para compensar las emisiones producidas en la Feria con el compromiso del Ayuntamiento de Pesquera. Con el resultado de este trabajo voluntario se elaboró un proyecto para mitigar dichas emisiones, con el compromiso de la Red Rural, el Consistorio y la cooperación y patrocinio del CIMA, que ha facilitado los medios y recursos.