El hogar es el activo más valioso para las familias, donde invierten grandes ahorros; concretamente, se estima que cerca del 80% de los ahorros de las familias santanderinas se destinan a la inversión inmobiliaria.

En este contexto, la protección de la vivienda y de su continente se convierte en esencial, pero también la de la comunidad de vecinos, ya que un 70% de los siniestros que suceden en el ámbito de la comunidad de propietarios afectan directamente al hogar.

Y es que, tal como expresa Christopher Bunzl, Director General de la aseguradora Mutua de Propietarios, contar con ambos seguros es esencial para poder tener una protección total de la vivienda, ya que “mientras que el seguro de comunidad cubre principalmente los riesgos que se pueden producir en las zonas comunes del edificio, como las escaleras, ascensores, portería…el seguro de hogar responde sobre lo que hay dentro de la vivienda, como las instalaciones del propio piso y su mobiliario.”

Según la Memoria Social del Seguro de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), de media, las comunidades de vecinos santanderinas sufren un siniestro por agua cada año, cada cuatro años, se producen siniestros por temas atmosféricos, y cada siete años se ven afectados por siniestros que cubren las coberturas de responsabilidad civil, lo que, si no se tiene contratado un seguro de comunidades, suele ocasionar grandes derramas a los vecinos.

Sin embargo, los seguros de comunidades cubren los daños del edificio, pero no los que se produzcan dentro del hogar o los que se ocasionen a terceros, lo que hace necesaria la contratación de ambas pólizas. De no ser así, existen situaciones de riesgo que no tendrían cobertura por el seguro de comunidades, y viceversa.

En palabras de Bunzl, “el seguro del hogar y el comunitario son seguros complementarios, no sustitutivos: cada uno cubre necesidades y riesgos específicos. Sin embargo, conocer las coberturas del seguro de comunidad, nos evitará pagar dos veces por lo mismo y, por tanto, supondrá un ahorro de costes”. De hecho, existen pólizas complementarias, como el Seguro Hogar Smart de Mutua de Propietarios, donde se puede asegurar el piso correctamente sin pagar dos veces por las coberturas.