Telefónica ha anunciado su compromiso y respaldo a las “Normas de Conducta para las Empresas” de Naciones Unidas para proteger los derechos de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales (LGTBI).

La compañía que preside José María Álvarez-Pallete da así un paso al frente para fomentar la igualdad de las personas LGTBI, consciente además de la importancia tanto para empresas como de la sociedad en general de trabajar en la no discriminación.  Para Telefónica, la adhesión a los Principios forma parte de su estrategia para fomentar la diversidad como fuente de talento y competitividad.

Los Principios de Naciones Unidas son la mejor ruta posible para avanzar en esta dirección. Arancha Díaz-Lladó, directora global de Diversidad de Telefónica, ha explicado: “Nuestro objetivo es contar con personas con diferente cultura, género, orientación sexual, raza, generación, capacidades, perfiles, etc. y más allá de todo esto, con diversidad de pensamiento”.

En el sector privado, son ya más de 100 las grandes compañías, que como Telefónica, han expresado su apoyo a estas normas de conducta, elaboradas en colaboración con la entidad Institute for Human Rights and Business y basadas en los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Fabrice Houdart, Oficial de Derechos Humanos de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Nueva York, ha agradecido a Telefónica este compromiso: “El apoyo de Telefónica a estos Principios Mundiales es una gran noticia para el mundo, una decisión valiente y al mismo tiempo inteligente porque está comprobado que la diversidad y la inclusión aportan valor a las empresas”.

Por su parte la directora global de Diversidad de Telefónica también añadió: “Queremos ser una compañía en la que todos los empleados nos atrevemos a ser nosotros mismos y aportamos opiniones y sugerencias sin miedo a equivocarnos. Y queremos extender esto a la sociedad actuando como agente de un cambio necesario y positivo para todos. En Telefónica somos plenamente conscientes de que las nuevas tecnologías e Internet también se están usando como arma de discriminación y nuestro compromiso es ayudar a evitar estos malos usos”.

Telefónica, presente en 17 países, con más de 120.000 empleados y con más de 350 millones de clientes, se compromete a favorecer el trato equitativo en el trabajo y a hacer frente a la discriminación en la comunidad en general, anuncio que ha hecho público en la Cena organizada en Madrid por la asociación Diversa Global, entidad sin ánimo de lucro que promueve la diversidad y pluralidad de ideas, pensamientos y comportamientos.

La adhesión a las Normas supone un paso más en el compromiso de Telefónica con los derechos humanos, en este caso con la comunidad LGTBI, siguiendo los Principios Rectores. Según la evaluación del potencial impacto realizada por Business and Human Rights (BHR) para la compañía en 2017, la no discriminación, inclusión e igualdad son asuntos considerados en todas las actuaciones de la Telco, desde el despliegue de red a las condiciones de su oferta, los desarrollos con Inteligencia Artificial o las condiciones de trabajo.