Una exposición conformada por una treintena de retratos de los 44 autores más representativos de la Europa de entreguerras recorre la literatura y el pensamiento de la llamada epoca entreguerras, “convulsa” pero “llena de creatividad, innovación y ruptura”.

La muestra, que se puede ver en la Biblioteca Central de Cantabria, está integrada por óleos de prestigiosos literatos europeos que aparecen, de forma individual o colectiva, en diferentes estaciones de tren de 17 ciudades del viejo continente, con los que se ‘dibuja’ la importancia del pensamiento entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

‘El viaje y el escritor: Europa 1914-1939’ exhibe así a autores como James Joyce, Rafael Alberti, Franz Kafka, Manuel Chaves Nogales, Vladimir Maiakovski, Luis Cernuda, Fernando Pessoa, Tristan Tzara, Ramón Gómez de la Serna, Jospeph Roth, María Teresa León, José Ortega y Gasset o Alfred Döblin en andenes, junto a vías y trenes, en estaciones de Madrid, Berlín, París, Moscú, Londres, Viena, Praga, Budapest, Lisboa, Roma, Cracovia o Kiev, entre otras ciudades.

La exposición, se podrá ver hasta el 14 de febrero, parte de una idea de Fernando Castillo, que es el comisario de la misma, mientras que los cuadros -sobre tela y madera- han sido pintados por Damián Flores.

Ambos han contado con la colaboración de Juan González Riancho, encargado de organizar la muestra, y que ha asistido, junto al pintor, a la presentación de la misma, que ha corrido a cargo de la directora general de Cultura del Gobierno regional, Eva Ranea.

La exposición, montada en la Sala Hangar de la Biblioteca Central, en la calle Ruiz de Alda de Santander, muestra a los literatos en retratos en estaciones de tren de ciudades europeas, que conformaban “una red intercontinental de gran potencia creativa” en la época de entreguerras.

Así, con esta cita se destaca el carácter “intereuropeo” de la cultura desde que estalló el primer gran conflicto bélico hasta que comenzó el segundo, al tiempo que se pone de manifiesto la importancia de la literatura y el pensamiento en aquellos años y el movimiento “frustrado” por uno de los periodos “más crueles y duros” de la historia del continente.