El Instituto de Hidráulica Ambiental (IH) de Cantabria ha resultado beneficiario de una ayuda de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para poner en marcha un proyecto orientado al Seguimiento de los efectos del cambio global en los ecosistemas acuáticos del Parque Nacional de Picos de Europa.

Esta iniciativa se desarrollará hasta enero de 2018 y servirá para co-financiar el sexto año de esta red de seguimiento, ya que los ríos de este área protegida están siendo monitorizados anualmente desde 2012 para entender mejor cuáles son los efectos del cambio global en estos ecosistemas de montaña tan singulares del Norte de la Península Ibérica, según apunta el IH Cantabria en un comunicado.

El cambio global se refiere a las modificaciones producidas por efecto del hombre en la climatología, en la estructura del paisaje, en los usos del suelo y en los cambios culturales y productivos que se suceden en estas zonas de montaña.

Gracias a la ayuda del Ministerio, a finales de este año, la red de seguimiento monitorizará en continuo el caudal y la temperatura del agua en siete puntos de las cuencas de los ríos Deva, Cares y Sella, así como la temperatura y el volumen de agua en los Lagos de Covadonga.

Además, se monitorizarán, también en continuo, las condiciones atmosféricas en las riberas de los ríos Bulnes y Cares, así como en los Lagos de Covadonga, empleando estaciones terrestres que también son capaces de captar imágenes del medio acuático.

Este seguimiento se completará con campañas de muestreo en 13 tramos fluviales para determinar el estado de las comunidades de peces e invertebrados, así como los procesos de fotosíntesis y respiración de estos ecosistemas.

Dejar respuesta