Según indica el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su Estadística de Procedimiento Concursal publicada este miércoles, el número de familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) alcanzó la cifra de 8.726 en 2012, lo que representa un incremento del 27,1% respecto a 2011. En concreto, el número de familias que se declararon en concurso de acreedores ascendieron a 235, lo que supone un aumento del 15,2% respecto al mismo trimestre de 2011.

Este repunte anual en el número de deudores concursados es superior al experimentado en 2011, año en el que los concursos aumentaron más de un 13%, pero se queda lejos del crecimiento de tres dígitos registrado en 2009. En 2010, por el contrario, los deudores concursados descendieron un 7,2%.

En 2012, las familias en concurso bajaron un 2,7%, pero las empresas que pusieron en marcha este procedimiento se dispararon un 32%. Las sociedades anónimas que entraron en concurso el año pasado se incrementaron casi un 40%, mientras que las sociedades limitadas que se vieron inmersas en esta situación crecieron un 31,9%.

Durante el año pasado, los concursos voluntarios subieron un 27%, en tanto que los necesarios repuntaron un 30,2%. Por clase de procedimiento, los ordinarios se dispararon un 237% y los abreviados, un 9%.

Atendiendo únicamente a los datos del último trimestre de 2012, las familias que se declararon en concurso de acreedores ascendieron a 235, lo que supone un aumento del 15,2% respecto al mismo trimestre de 2011. Por su parte, las empresas concursadas se incrementaron un 42,4%, hasta sumar 2.349 procedimientos de quiebra. En total, el número de familias y empresas en concurso fue de 2.584, un 39,4% más que en el cuarto trimestre de 2011.

En relación al tercer trimestre, el número de deudores concursados se incrementó un 57%, registrándose así el mayor repunte en un cuarto trimestre de los últimos cinco años. Las familias en concurso aumentaron entre octubre y diciembre un 30,6% respecto al trimestre anterior, mientras que las empresas sumidas en estos procedimientos crecieron un 60,2%.

Del total de concursos registrados en el cuarto trimestre del año pasado, 2.444 fueron voluntarios, un 39,7% más que el año anterior, y 140 necesarios, un 34,6% más que entre octubre y diciembre de 2011. Atendiendo a la clase de procedimiento, los abreviados aumentaron un 14,9%, mientras que los ordinarios se multiplicaron por tres.

El 28,8% de las empresas que entraron en concurso entre octubre y diciembre de 2012 tenían como actividad principal la construcción (677 concursos), mientras que el 19,4% se dedicaba al comercio (456 empresas concursadas) y el 18,7% a la industria y energía (440).

El 70,2% de las empresas concursadas en el cuarto trimestre del año pasado se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta dos millones de euros); el 75% tenía menos de 20 asalariados; el 87,1% no pertenecía a ningún grupo empresarial, el 12,3% era parte de un grupo español y el 0,6% pertenecía un grupo bajo control extranjero.

Por comunidades, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía fueron las comunidades con mayor número de declaraciones de concurso en el cuarto trimestre del año pasado, dado que acapararon más del 61,9% del total. En concreto, Cataluña sumó 561 concursos, Comunidad Valenciana registró 412, Madrid tuvo 370, y Andalucía, 258.

En el lado opuesto, las regiones con menos suspensiones de pagos en el cuarto trimestre de 2012 fueron La Rioja, con 17 procedimientos; Cantabria (25), Extremadura (30), y Navarra, con 38 concursos.

Baleares fue la única comunidad que registró menos concursos en el cuarto trimestre de 2012 respecto al mismo trimestre de 2011, con un 9% menos de deudores. Asturias, por su parte, presentó el mayor repunte interanual (+191,3%), al pasar de 23 empresas concursadas en el cuarto trimestre de 2011 a 67 en el mismo periodo de 2012.

Tras la entrada en vigor de la Ley Concursal el 1 de septiembre de 2004, se reemplazan los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, y las entidades sometidas a este proceso pasan a denominarse deudores concursados. El INE procedió a sustituir entonces la anterior estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal.

Dejar respuesta