La Consejería de Cultura de Cantabria celebra este jueves, 7 de julio, el Día del Arte Rupestre Paleolítico del Cantábrico con una jornada de puertas abiertas para visitar siete cuevas de la región, seis de las cuales son Patrimonio de la Humanidad.

Se podrán visitar las cavidades de Chufín en Riclones, Las Monedas y El Castillo en Puente Viesgo, Hornos de La Peña en San Felices de Buelna, El Pendo en Escobedo, Cullalvera y Covalanas en Ramales.

Este día se conmemora a raíz de que la UNESCO declaró, el 7 de julio de 2008, Patrimonio de la Humanidad a nueve cuevas cántabras con arte rupestre paleolítico, que se sumaron así a este reconocimiento que recibió Altamira en 1985.

El Castillo, Las Monedas, El Pendo, La Cullalvera y Covalanas estarán abiertas de 10.30 a 14.30 horas y de 15.30 a 19.30 horas, siendo la última visita 50 minutos antes del cierre.

La visita guiada tiene una duración de 45 minutos y se recomienda el uso de calzado cómodo y ropa de abrigo, ya que en el interior la temperatura oscila entre los 9º y 14º. En Chufín las visitas serán a las 10.30, 14.30, 15.30 y 17.30 horas, en grupos de 6 personas y una duración aproximada de 1 hora y 45 minutos; mientras que en Hornos de La Peña las visitas serán a las 11.10, 12.10 y 13.10h, en grupos de cuatro personas como máximo.

El Gobierno de Cantabria instauró la jornada de puertas abiertas en 2013 y ha sido un «verdadero éxito de participación», ya que en cada una de las convocatorias se ha cubierto el cupo máximo de personas por sesión y día en todas las cuevas. Por ello se recomienda realizar reserva previa, llamando al 942.59.84.25, con anterioridad a la jornada de puertas abiertas. El cupo limitado de personas por sesión y día obedece a razones de conservación.

Cada una de las cuevas alberga «un momento concreto o sintetiza los 35.000 años de historia del pensamiento simbólico y artístico de la Humanidad». En El Castillo, los discos rojos datados en 41.000 años o sus 78 manos en negativo, de al menos 37.000 años, constituyen el origen del arte en la Cornisa cantábrica. El Castillo es la única cueva abierta al público donde pueden verse bisontes con la antigüedad y estilo de los de Altamira.

La técnica del tamponado aplicada en las ciervas de Covalanas y El Pendo, entre los 25.000 y 20.000 años de antigüedad, es característica del arte rupestre del Cantábrico y contemporáneas a estas pinturas rojas son las ciervas tri-lineales del vestíbulo de Chufín, en donde se aplicó la técnica del tamponado para los signos que alberga en su interior.

En Hornos de la Peña destacan sus grabados de entre 18.000 a 13.000 años de antigüedad, y  su imagen más representativa la de un antropomorfo. En Las Monedas se representan animales de fauna fría, hechos con carbón vegetal hace 11.500 años.

Dejar respuesta