El Tesoro Público tendrá este jueves la ocasión de calibrar el efecto en los mercados de la inestabilidad política provocada por los supuestos casos de corrupción en España, con una subasta de bonos y obligaciones con la que pretende captar entre 3.500 y 4.500 millones.

El martes, la prima superó la barrera de los 390 puntos en la apertura de la jornada, aunque se estabilizó al cierre en el entorno de los 370 puntos, nivel que ha conseguido mantener este miércoles.

A pesar de las informaciones publicadas en la prensa, el Gobierno se ha mostrado convencido de que la inestabilidad política de los últimos días no afectará a la confianza ni a la credibilidad de la economía española si el Ejecutivo sigue comprometido con las reformas.

El Tesoro, que no acude a los mercados desde el pasado 22 de enero, venderá un bono a dos años, con vencimiento a 31 de marzo de 2015 y cupón del 2,75%, y un bono con vida hasta el 31 de enero de 2029 y cupón del 4,50%. Asimismo, subastará una obligación con cupón del 6% y fecha de vencimiento el 31 de enero de 2029.

El Tesoro Público ha logrado cerrar con cierto éxito las subastas que ha celebrado en 2013. Así, en las emisiones de enero, el organismo ha aprovechado la fuerte demanda para colocar algo más de la cantidad inicialmente prevista, aprovechando la calma de los mercados.

Concretamente, colocó el pasado 22 de enero 7.000 millones de los 22.700 millones demandados en la emisión sindicada de un bono a diez años. El Ministerio de Economía indicó que con esta operación la economía española demuestra «que goza de pleno acceso al mercado en los tramos más largos de su curva y a tipos sostenibles».

Dejar respuesta