Banco Santander, presidido por Emilio Botín, a través de su filial Santander Totta, obtuvo un resultado líquido de 250,2 millones de euros en el 2012, unos beneficios que se cuadriplicaron en relación al ejercicio anterior

La filial portuguesa del Banco Santander logró ingresos superiores y a su vez costes más bajos; tal y como lo comunicaba Santander Totta, presidida por Antonio Vieira Monteiro, a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM).

 El producto bancario del banco aumentó 46,4% para 1.234 millones de euros en 2012 respecto al año anterior. A su vez los costes bajaron un 9,5%, para 464,7 millones de euros. Por su parte, el margen financiero bajó un 2,3% para 550 millones de euros.

 A su vez, la gestión de riesgo del banco ha permitido un aumento del 57,1% las provisiones líquidas, que se fijaran en 2012 en 468,1 millones de euros. En cuanto a la solidez financiera, Banco Santander Totta registraba un ratio de core capital de 12,3%. Además, la cartera de depósitos de los clientes aumentó un 8,5% a pesar de que se conceden menos créditos.

 En palabras del presidente de la filial lusa de Banco Santander, “este excelente resultado se debe, sobre todo, a un crecimiento de depósitos, de una reducción de costes operacionales, de una gestión rigurosa, prudente y anticipando riesgos inherentes al difícil momento que caracteriza el negocio bancario y además el hecho de no haber soportado ningún recargo relativo a la recapitalización o garantías por parte del Estado”.

 A principios del presente año, Santander Totta ha sido galardonado por la revista Exame como el ‘banco grande más sólido’ en el país, según los resultados de un estudio de la consultora internacional Deloitte y de Informe D&B.

Dejar respuesta