El Museo de Altamira acogerá hasta el próximo 26 de junio la instalación ‘La sala de no ser’ de la artista santanderina Concha García, una exposición con la que el centro se suma a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.   

Según la artista, el objetivo de su trabajo es «avecinar objetos del mundo doméstico y su envés espectral, fantasmagórico u onírico», investigando espacio, materia y tiempo con gran libertad y, en esta ocasión tan especial, estableciendo conexiones con la cueva de Altamira.

La muestra de Concha García está integrada además, por diez obras realizadas con materiales muy diversos, papeles, textil, madera, cristal y metacrilatos, que tienen como núcleo principal la memoria a través de los objetos.   

Concha García (Santander, 1960) es doctora en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, su trabajo se muestra implicado en la renovación del lenguaje escultórico y la gráfica, próximo siempre a la experiencia del individuo en sus contextos cotidianos o domésticos, a través de materiales a menudo de extrema fragilidad.   

Se trata de una obra ligada a la vida, en la que no se evitan los factores emocionales, integrando esta sensibilidad con nuevos usos de medios tanto físicos como semánticos para la escultura y la obra sobre papel.   

En ella la artista sondea la capacidad de transformación del arte, las concentraciones de significado, la mutación de los significantes, las metáforas ampliadas y otras figuras retóricas en una poética que pone de relieve la potencia de lo más frágil.  

Miembro integrante del Instituto de Arte Contemporáneo y docente, su trayectoria artística está vinculada a las galerías de arte Marlborough, Fúcares, Estiarte y Pilar Serra de Madrid y la galería Siboney de Santander.

Esta exposición ha sido comisariada por Mónica Álvarez Careaga y forma parte del Festival Marzo, que propone un programa de exposiciones y actividades en Cantabria, realizadas por mujeres artistas, para promover su conocimiento social y destacar la relevancia y calidad de su trabajo.

Dejar respuesta