La mezzosoprano Magdalena Kozena y La Cetra Barockorchester Basel interpetarán el próximo sábado, 12 de marzo, a las 20.30 horas, en la sala Argenta del Palacio de Festivales, las pasiones descritas por dos padres de la ópera moderna, Monteverdi y Cavalli.   

Dirigida por Andrea Marcon, la voz aterciopelada de Kozená será la protagonista de esta sesión, acompaña por La Cetra Barockorchester Basel, expertos en música italiana de los siglos XVII y XVIII, orquesta fundada en Basilea en 1999 y toma su nombre del título de la colección de Antonio Vivaldi de los conciertos para violín opus 9, que apareció por primera vez en 1727 en Amsterdam. 

‘La Cetra’ se refiere a la mítica lira de los antiguos cantantes, sobre todo de Orfeo y Apolo. La Cetra se hizo un hueco rápidamente en los escenarios internacionales como uno de los principales conjuntos de la práctica interpretativa histórica.

Los éxitos en importantes festivales internacionales y una amplia gama de retransmisiones y producciones de CD documentan el desarrollo dinámico de la orquesta. Los músicos son principalmente graduados de la Schola Cantorum Basiliensis, el «centro de entrenamiento de élite» suizo de la música antigua.

Más allá de esta relación personal, el conjunto también mantiene una intensa colaboración con el departamento de investigación de la Schola Cantorum Basiliensis, que permite que el proceso de creación musical vaya acompañado de los últimos avances de la investigación musicológica. Una serie de fascinantes descubrimientos musicales dan fe de este enfoque (Brescianello, Venturini, Paisiello).

El repertorio abarca desde las óperas de Monteverdi de principios del siglo XVII hasta las grandes obras sinfónicas del siglo XIX. Dependiendo de los requisitos, el conjunto funciona con una serie de directores invitados de renombre (incluyendo, por ejemplo, Jordi Savall, René Jacobs y Gustav Leonhard) o con la interacción directa de música de cámara.

En 2009 Andrea Marcon fue nombrado director artístico de la orquesta. En última instancia, todos los esfuerzos sólo sirven para un solo propósito: dar vida a la música de antaño para la gente de hoy en día, en interpretaciones vitales, emocionantes y actualizadas

Dejar respuesta