La Fundación Botín ha informado de la publicación, en la revista Nature Structural & Molecular, de la investigación sobre la duplicación del genoma realizada por Óscar Fernández-Capetillo, jefe del Grupo de Inestabilidad Genómica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y su equipo.

Hace tres años, estos investigadores de programas de ciencia obtuvieron, una fotografía panorámica de las proteínas que participan en uno de los procesos más importantes y delicados de las células: la copia del material genético cuando hay división celular.

En su hallazgo, observaron que aquellos lugares del genoma donde se copia el ADN estaban altamente enriquecidos en unas modificaciones de las proteínas muy particulares, las SUMOilaciones, y empobrecidas en otras llamadas ubiquitinaciones, sin entender el porqué.

La continuación del trabajo revela cómo el balance entre estas marcas químicas en estas regiones es, de hecho, fundamental para la división del material genético. Durante este proceso, la proteína USP7 viaja con el séquito de moléculas que forman parte del replisoma -conjunto de proteínas que participan en el proceso de copia del ADN-, y elimina marcas de ubiquitinación de las proteínas del complejo, explicando así el porqué de la baja concentración de ubiquitina en estas zonas.

Aparte del interés académico, estos estudios son relevantes en quimioterapia. Actualmente se están estudiando en fases preclínicas inhibidores de USP7 como posibles anticancerígenos.

Con estos datos en mano, los autores del trabajo alertan que estas moléculas pueden no ser específicas contra los tumores. ‘Creemos que inhiben el proceso de división celular independientemente de si las células son tumorales o sanas, por lo que habría que reconsiderar su uso para el tratamiento del cáncer de cara a futuro’, ha señalado del doctor.

El estudio es el resultado de un trabajo de colaboración en el que han participado otros grupos del CNIO, como el Grupo de Replicación de ADN, liderado por Juan Méndez, la Unidad de Proteómica, liderada por Javier Muñoz, y el grupo de Andrés López-Contreras de la Universidad de Copenhague.

La investigación ha sido financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad, el Howard Hughes Medical Institute, el Consejo Europeo de Investigación y la Fundación Botín y Banco Santander, a través de Santander Universidades.

Dejar respuesta