Trece alumnos de la Escuela de Arte número 1 de Reocín, en colaboración con SEO/Birdlife, han realizado una intervención artística en la Universidad de Cantabria (UC), donde han pintado los cristales de una pasarela para evitar la colisión de aves.   

Se trata de la pasarela acristalada de la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, que dejará de ser una «trampa mortal» para las aves que, de manera «recurrente», han chocado contra ella, desorientadas por las ventanas.

Los estudiantes que han participado en esta iniciativa cursan el Ciclo Superior de Ilustración en la citada Escuela de Arte y han logrado que, con su trabajo, este acceso sea, además de seguro para los pájaros, un espacio «llamativo».   

Asimismo, es una muestra de que, «con un poco de imaginación, la obra civil también puede conjugar elementos artísticos en su concepción», tal y como explicó el director del centro, José Luis Moura.

El proyecto se denomina ‘Arte, Aves y Cristales’, y ha supuesto pintar a rotulador los cristales de este espacio, tras la orientación realizada por los especialistas de la asociación conservacionista.

Esta iniciativa se enmarca en las desarrolladas por el Vicerrectorado de Espacios, Servicios y Sostenibilidad, a través de la Oficina Ecocampus, para implantar la Agenda 21 Local, incrementar la biodiversidad en el campus de Las Llamas y que, según explica la vicerrectora en funciones, Ángela de Meer, es «posiblemente, uno de los más interesantes» de los desarrollados en su área en los últimos años.

La UC, tras haber identificado los edificios con cristaleras potencialmente peligrosas para las aves y haber hecho un seguimiento de la mortalidad de aves por colisión, ha empezado a aplicar medidas correctoras como son tanto la actuación llevada a cabo en la Escuela de Caminos como la colocación de vinilos en la marquesina de acceso a los Laboratorios de I+D+i, en la Plaza de la Ciencia, que se efectuó en octubre de 2015.

Dejar respuesta