La magia de Africa llega este fin de semana a la Teatrería de Abrego, en el marco de la Muestra Internacional de Teatro Unipersonal Solo Tú, con ‘El percusionista’, una obra teatral protagonizada por Gorsi Edu, y escrita con el anhelo de contar lo fascinante que es la cultura, la tradición oral, las filosofías ancestrales y sobre todo la importancia de la música para los africanos.

Las funciones serán el viernes y sábado a las 20 horas. El protagonista cuenta su historia (que incluye la emigración en busca de mejores oportunidades de vida) sostenida sobre la relación especial nieto-abuelo. Es una historia de tradiciones, de cultura y de vida, con la ilusión de que el teatro africano comience a difundirse en castellano.

En ‘El percusionista’, un anciano músico instruye a su nieto a través de la música. Le transmite la sabiduría y la filosofía ancestrales que se resumen en el dicho africano: «los días que hacen crecer a los niños, son los mismos que envejecen a los ancianos». El abuelo cae enfermo, comienza a perder la visión.

En su afán por curarle, el muchacho tome la decisión de dejar la aldea y emigrar a las grandes ciudades en busca de remedio. Parte hacia Europa, un mundo para él desconocido, llevando consigo únicamente el saber de su pueblo encerrado en las melodías y ritmos ancestrales.

‘El Percusionista’ es una obra interactiva en la cual el público juega un papel importante; el espectador viaja con el personaje, compartiendo sus historias, su música, sus canciones y su visión de la vida. Una propuesta dinámica que sorprende por su sencillez, ya que llega al espectador a través de la música y la palabra.

Es un espectáculo que refleja la esencia de la performance africana. El espectador se siente transportado al abáa -la casa de la palabra- el lugar de encuentro. Un lugar dónde no existen espectadores pasivos, un sitio en el cual -como dice el texto- «el tiempo no se gana ni se pierde: se comparte». El personaje cautiva al público con sonidos, ritmos, danzas, proverbios tradicionales, haciéndole participe y testigo de un mundo que sorprende por la universalidad de sus enseñanzas.

Dejar respuesta