La Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria ha declarado la música y tañido del rabel, y el juego de los bolos, Bienes de Interés Cultural Etnográfico Inmaterial. 

Así consta en una resolución del departamento que dirige Miguel Ángel Serna, publicada este lunes en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), en base a un acuerdo adoptado por el Consejo de Gobierno. 

De acuerdo con esta decisión, el Ejecutivo acordó declarar la música y tañido del rabel y el juego de los bolos Bien Interés Cultural Etnográfico Inmaterial por definir, por sí mismos, un aspecto destacado de la cultura de la región. 

El rabel es un instrumento musical de cuerda, de uso popular en la Península Ibérica, traído probablemente por los árabes a España, y extendido especialmente por la Cordillera Cantábrica. 

Por su parte, el juego de los bolos forma parte del patrimonio cultural inmaterial de Cantabria, se practica en toda la región y constituye el deporte tradicional por antonomasia en la región, en sus cuatro modalidades: El bolo palma, el pasabolo tablón, el pasabolo losa y el bolo pasiego. 

El juego de los bolos y sus distintas modalidades responden a un legado transmitido secularmente por la tradición oral, al menos hasta el siglo XX, con la fructificación de reglamentos y la constitución de federaciones deportivas.

 

Dejar respuesta