La Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) ha avalado con el Sello de Turismo Familiar al municipio cántabro de Noja, que se convierte así en el primer destino de costa del Norte de España en recibir esta distinción.  

La entrega del Sello se llevó a cabo el domingo coincidiendo con los actos que el municipio había organizado para celebrar la primera edición del Día Internacional de la Familia.

Miguel Ángel Ruiz, alcalde de Noja, y Rocío Gándara, concejala de Servicios Sociales, recibieron el Sello de manos de Alejandro López-Blanco, secretario general de la Junta Directiva de la FEFN.    

Durante el acto, el regidor manifestó su «gran orgullo por el hecho de que Noja reciba esta distinción de la FEFN, y hacer de nuestro municipio un destino atractivo para familias, como hoy lo ha sido para las de nuestros vecinos que disfrutan de las instalaciones municipales.

Por su parte, la edil puso de relieve su «gran alegría por este reconocimiento», pero se mostró aún más alegre «por ver a las familias del municipio e incluso de otras provincias disfrutar del patrimonio de la villa en una fecha adecuada para ellas» y dijo estar muy satisfecha con el éxito de este primer evento y recalcó lo que los vecinos y asistentes la transmitieron: «que ha sido una excelente iniciativa en un marco inigualable, y su petición para que el Ayuntamiento siga trabajando en esta línea».

Alejandro López-Blanco, ha destacado el gran ambiente que se vivió el domingo, la alta participación de las familias en las actividades programadas y la satisfacción que es para la FEFN «avalar con el Sello de Turismo Familiar a un municipio como este, que es el primer destino de costa del Norte de España que lo recibe».

La localidad de Noja es el sexto destino avalado después de Toledo, Segovia, Cartagena, Peñíscola y el Valle de Arán, y en el Sello de Turismo Familiar número 95. El Ayuntamiento de Noja ha querido poner en valor todo su patrimonio, instalaciones y recursos turísticos para poder recibir el Sello de Turismo Familiar y así convertirse en destino de referencia para las familias con hijos que quieran disfrutar de sus vacaciones y de sus momentos de descanso en un entorno amigable.   

Con un 75% de su suelo protegido por su alto valor medioambiental, la localidad es punto de partida, además, de interesantes rutas verdes desde las que descubrir la costa y el interior, con sus marismas, su fauna y su flora tan particular.

A esto se une su oferta de actividades, como varias escuelas de surf, un campo de golf, y el rico patrimonio que atesora la localidad, con sus palacios, casonas, iglesias y monasterios de una villa que tiene en el Palacio del Albaicín su epicentro cultural.

Dejar respuesta