Como profesional del marketing online, una de mis tareas es gestionar las estrategias de posicionamiento web de algunos clientes.

Y en esas situaciones me veo en la obligación de lidiar con sus erróneas visiones sobre lo que es necesario y lo que no para favorecer el buen posicionamiento de una web.

La mayoría de los gestores o gerentes de páginas web enfocadas puramente a la venta online, se escandalizan cuando les digo que es necesario incluir contenidos en su página.

“Si yo lo que quiero es vender, mostrar mis productos de la forma más atractiva posible, ¿para qué quiero tanto texto? No es necesario”, me dicen. Y en cierto modo, visto desde su postura, puede que tengan razón.

Pero la explicación es que en estos casos, no hacemos contenidos para los usuarios, puesto que efectivamente, ninguno de los visitantes de la página se leerá el contenido completo del texto que insertemos, a no ser que le interese mucho muchísimo. Lo que probablemente leerá con las características del producto, y seguro que lo que hará será mirar la foto y asegurarse de que cumple los requisitos.

Y es que en estos casos, para quien escribimos es para Google. Sí, para Google. Necesitamos contarle al buscador quiénes somos, lo que vendemos, cuáles son nuestros productos y, por lo tanto, por qué keywords queremos posicionarnos.

Así que esta la razón por la que los contenidos son tan importantes, y necesarios, en una estrategia de posicionamiento web. Sin ellos, Google tendrá grandes lagunas sobre nuestra identidad y nuestros objetivos. Es una ayuda que nos interesa a nosotros mismos brindarle al buscador, puesto que así favorecemos que nos posicione para las palabras clave que nos interesan.

Por ello, en una estrategia de posicionamiento web siempre habrá que revisar los textos y contenidos de una web, y optimizarlos, en caso de que sea necesario. 

Dejar respuesta