El viernes, 31 de mayo y el sábado 1 de junio, en la sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria.

La Compañía Nacional de Danza presenta el Romeo y Julieta de Goyo Montero, actual Director del Ballet de Nuremberg y Premio Nacional de Danza 2011.

Con Romeo y Julieta el coreógrafo intenta acercarse a la universal obra de William Shakespeare desde una perspectiva personal, profundizando en la vertiente psicológica de los personajes y desarrollando la figura de Mab, Reina de los Sueños, destino, muerte.

Este personaje aparece como tema del famoso monólogo de Mercutio y en esta versión se trasforma en hacedor, bardo y narrador del drama de los amantes condenados por el odio ancestral de sus familias.

Montero derrocha originalidad en este Romeo y Julieta en el que, ciñéndose a la trama, destaca la fuerza de las emociones combinando la dinámica de la partitura de Prokofiev con la expresividad y pasión de los bailarines.

Durante el ballet se suceden escenas de grupo espectaculares, casi acrobáticas, combinadas con poéticos pasos a dos que nos recuerdan que el amor puede convertirse en una adicción.

A través de la elegancia, la melancolía y la combatividad, Montero nos cuenta esta tragedia de amor de una manera extremadamente vívida y sensual. 

La Compañía Nacional de Danza fue fundada en 1979 con el nombre de Ballet Nacional de España Clásico, y tuvo como primer Director a Víctor Ullate. Le sucedieron en este puesto María de Ávila y Maya Plisetskaya, hasta que, en 1990, Nacho Duato fue nombrado Director Artístico de la compañía. 

La incorporación de Nacho Duato supuso un cambio innovador en la historia de la formación, hasta el año 2010 aportó cuarenta y cinco trabajos como coreógrafo, avalados por la crítica mundial y la CND, sin olvidar los preceptos clásicos, derivó hacia un estilo más contemporáneo. 

Tras un año de transición bajo la dirección artística de Hervé Palito, José Carlos Martínez fue nombrado Director de la Compañía Nacional de Danza. 

El proyecto del bailarín Estrella del Ballet de la Ópera de París para la Compañía Nacional de Danza se basa en el fomento y la difusión del arte de la danza y su extenso repertorio, reservando un amplio espacio a la nueva creación española, sin olvidar a los grandes coreógrafos de hoy. En el futuro, se irán incluyendo en el repertorio de la CND piezas de otros estilos como el clásico y el neoclásico, siempre sin descuidar la danza contemporánea y de vanguardia. 

Se trata de favorecer el acercamiento de nuevos públicos a la danza e impulsar la proyección nacional e internacional de la CND.

Dejar respuesta