La Sociedad para la gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) ha comprado los activos tóxicos de Liberbank, aplicando un descuento del 50%: de un valor en libros de 5.900 millones de euros,  el ‘banco malo’ solo pagará 2.918 millones. El pago se llevará a cabo mediante bonos emitidos por la Sareb, con la garantía del Estado.

 

De esta manera, el banco participado por Caja Cantabria se libera de sus activos tóxicos, lo que le permitirá una salida a Bolsa saneada. En la práctica, Liberbank se despoja de todos sus activos inmobiliarios. Sin embargo, este proceso de limpieza le producirá pérdidas a corto plazo como consecuencia de la diferencia de valoración.

 

Liberbank había previsto que la operación le proporcionase entre 250 y 300 millones de ‘capital bueno’ para su balance, que al final se han quedado en unos 200 millones.

 

Aunque la operación de hoy ha liberado a Liberbank de sus activos tóxicos, el acuerdo firmado con la Sareb indica que durante los dos próximos años seguirá gestionándolos, si bien el banco percibirá una comisión por esta gestión. Los activos valorados en menos de 100.000 euros no han sido transferidos a la Sareb.

 

De esta manera, Liberbank deja atrás los grandes negocios inmobiliarios, cumpliendo así las directrices de la Unión Europea. A partir de ahora centrará sus actividades en la banca minorista y tradicional, lo cual sí incluirá la concesión de créditos a particulares, pero no a promotores inmobiliarios.

 

Una vez se haya completado el proceso de transferencia de activos tóxicos de las entidades del grupo 2 a la Sareb, el Ministerio de Economía espera que el ‘banco malo’ concentre alrededor de 55.000 millones de euros.

 

 

Dejar respuesta