El Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre (CRFS) de Cantabria cuenta desde hoy con un nuevo recinto para atender a grandes mamíferos y para cuya construcción la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno regional ha hecho una inversión de 78.000 euros.

Este nuevo área en el centro de recuperación, ubicado en la localidad de Obregón en el municipio de Villaescusa, abre a estas instalaciones dependientes del Ejecutivo cántabro “nuevas posibilidades de trabajo” que convertirán al centro en “referencia a escala nacional”.

El consejero de Medio Rural, Jesús Oria, ha inaugurado el nuevo recinto este lunes y ha recorrido las instalaciones acompañado por los directores generales del Medio Natural y de Pesca y Alimentación, Antonio Lucio y Marta López; el jefe de Conservación de la Naturaleza, Ángel Serdio; el director de la Oficina de calidad Alimentaria (ODECA), Fernando Mier; y el alcalde de Villaescusa, Constantino Fernández.

Oria ha manifestado su “satisfacción y orgullo” por la existencia de un Centro como éste en la región, al tiempo que ha felicitado al personal por su “magnífico y vocacional trabajo”, así como por el “excelente estado” de las instalaciones.   

Las nuevas instalaciones y la ampliación de las existentes se han llevado a cabo para “ampliar el abanico de servicios que se puedan acometer”, y han consistido en la construcción de un nuevo recinto destinado a la recuperación de grandes mamíferos.

El nuevo recinto, de 150 metros cuadrados, cuenta con tres salas cubiertas, una de ellas subdividida por una pared móvil, y una gran sala exterior de 70 metros cuadrados dotada de un estanque, que confiere gran versatilidad a las instalaciones.

El recinto se ha construido prestando especial atención a las necesidades del oso pardo cantábrico, además de estar preparado con otras dependencias que permiten atender y albergar ejemplares de otras especies, visitándose para ello centros similares y consultado a expertos en la materia, a fin de garantizar la efectividad de las obras. Gracias a esto, “se ha creado finalmente un centro de referencia y se cubre así una necesidad a escala nacional”.

 Paralelamente a las obras del recinto de grandes mamíferos, se han realizado trabajos de acondicionamiento del voladero circular para poder albergar aves de gran tamaño que necesiten ejercitar su vuelo como fase previa a su liberación.   

También se ha acondicionado el espacio para albergar, si fuera necesario, a los urogallos que lleguen al centro, tanto desde el medio natural como remitidos dentro del programa nacional de cría en cautividad del urogallo cantábrico, del que Cantabria forma parte.

Dejar respuesta