El Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira, en Santillana del Mar, celebró el sábado el Día Internacional del Patrimonio Mundial desde una perspectiva de género con el objeto de visibilizar el papel de la mujer en el inicio de la Historia, algo a lo que se ha sumado también el Gobierno de Cantabria con la participación en las actividades programadas del museo tres de sus directoras generales.

A través de la proyección del documental ‘Anónimo’, rodado íntegramente en la neocueva, y de una charla posterior se puso de relieve en Altamira el papel de la mujer en el inicio de la Historia.

«Consideramos imprescindible, desde el rígor científico, presentar un relato del inicio de la Historia con todos sus protagonistas», explicó la directora de Altamira, Pilar Fatás, durante la presentación del cortometraje ‘Anónimo’.

Y es que este cortometraje, dirigido por Néstor del Castillo y Marisa Lafuente, finalistas a los premios Goya 2019 con el documental ‘El Tesoro’, se propone una reflexión sobre las narrativas de género en los museos arqueológicos.

En la jornada, los directores de ‘Anónimo’ explicaron que lo que les llevó a rodar este cortometraje es «romper con la mirada hegemónica» que, en su opinión, «impide visibilizar el papel de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, no sólo el doméstico y familiar, también el profesional, el cultural, el artístico».

Esta argumentación fue compartida por la catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid Lourdes Prados, protagonista de la charla ‘Reinventando los museos de arqueología y antropología. La visibilización de los grupos marginados por la historia’.

Prados destacó la importancia que tiene en este objetivo el discurso expositivo de los museos arqueológicos y aclaró que «no se trata de que las mujeres y los hombres aparezcan realizando las mismas labores, sino que se demuestre que tanto unas actividades como otros son indispensables para el desarrollo de la comunidad».