Un total de 75 alumnos participan, a lo largo de esta semana, en los cursos de formación y reciclaje que la estación de esquí Alto Campoo ha organizado para su personal de cara a la próxima inauguración de la temporada.

Estos cursos de formación, que se celebran por segundo año consecutivo, permitirán mejorar y perfeccionar las habilidades profesionales necesarias para afrontar la nueva temporada e incrementar la calidad en el servicio prestado, ha indicado el Gobierno en un comunicado.

Así lo ha podido comprobar hoy en una visita a las instalaciones la consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, quien ha afirmado que Alto Campoo es un importante «motor económico» para la zona sur de Cantabria.

Lombó ha expresado su deseo de que estas primeras nevadas constituyan la antesala de una «gran temporada» y ha animado al personal que integra el equipo humano de la estación a mantener el alto nivel de esta instalación, para que siga constituyendo uno de los «referentes» del esquí de la Cornisa Cantábrica.

Acompañada por el director general de CANTUR, Bernardo Colsa, y el director de la estación de esquí, Juan Antoni Font, ha podido comprobar sobre el terreno la formación que reciben estos 75 trabajadores, seis de ellos pertenecientes a las estaciones de Valdesquí y Letariegos, que han acudido a formarse a Alto Campoo.

Los asistentes recibirán un total de 32 horas de clase repartidas en seis disciplinas distintas que van desde conductor de remontes, fijo y desembragable; ayudantes de telesillas y telesquís; personal de servicios múltiples (personal de tiendas, alquiler de material, taquillas, etcétera); cursos de pisanieves y pister/socorristas; cursos de mantenimiento en instalaciones (transporte por cable y remontes) y formación en prevención de riesgos laborales.

Un total de 12 profesores impartirán las materias que abordan desde los trabajos en altura, pasando por el socorrismo, la mecánica y conducción de máquinas o la meteonivología.

El objetivo final de estos cursos es mejorar la calidad del servicio en la estación que ya cuenta con la distinción ‘Q’ de Calidad Turística. Además, la preparación y reciclaje de los ayuda a incrementar la seguridad en la instalación, tanto para el propio trabajador, como para los usuarios.