El Gobierno de Cantabria ha aprobado la licitación de las obras de construcción del edificio que acogerá el futuro Centro de Interpretación del Arte Rupestre en Puente Viesgo, con un presupuesto de 4,4 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses.

El edificio se construirá en base al proyecto ganador del concurso de ideas, de los arquitectos de Sukunfuku Studio (Gijón), y tendrá cerca de 2.000 metros cuadrados, con unas líneas arquitectónicas «prudentes» y «responsables» con el entorno donde se ubicará, en Monte Castillo.

El vicepresidente de Cantabria y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha informado este jueves en rueda de prensa de este acuerdo adoptado en el Consejo de Gobierno, en el que también se ha aprobado el expediente de información pública y el estudio informativo de la variante de Renedo.

Zuloaga ha destacado que el Centro de Interpretación del Arte Rupestre sea la primera obra que el Ejecutivo licita en 2020 y ha avanzado que, si se cumplen los plazos, este mismo año comenzarán los trabajos.

Ha recordado que se trata de un proyecto lleva «años» tramitándose en el Gobierno y ahora «se da el paso definitivo» para que en este 2020 se puedan iniciar las obras, a cuya ejecución podrán optar las empresas interesadas una vez que la licitación se publique en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC).

«Veremos como, si todos los trámites van como tiene que ir, en este 2020 se adjudica la obra y se inicia», ha ensalzado el vicepresidente, que ha enfatizado que se trata de una obra «importante» tanto por su presupuesto, de 4,4 millones de euros, como por su objetivo de «proteger y difundir» el arte prehistórico.

Zuloaga ha ensalzado que con este futuro centro se pretende «dinamizar y poner el foco sobre el importante valor rupestre de nuestra comunidad autónoma» y, en especial, de la zona de Puente Viesgo, donde se encuentran cuatro de las diez cuevas cántabras declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El vicepresidente y consejero de Cultura ha considerado que el impacto que tendrá esta instalación cuando abra sus puertas, algo que espera que se produzca «a finales de 2021 o principios de 2022», será «comparable» al que tuvo en su momento la neocueva de Altamira.

A preguntas de la prensa, ha detallado que lo que se licita hoy es la construcción del edificio que albergará el Centro de Interpretación y, una vez comiencen la obras, el Gobierno tendrá que avanzar de forma paralela en la redacción del proyecto museístico, que es el que dará contenido al centro.

«La idea es desarrollarlo a medida que avancen la obras para que, una vez concluyan, podamos llevar a cabo el proyecto museístico, que será lo que los visitantes perciban en su visita, con reproducciones de cuevas, elementos históricos recuperados de los fondos del Gobierno de Cantabria y expuestos al público y todo el itinerario expositivo», ha dicho.