Una ballena jorobada o yubarta de entre 12 y 16 metros ha sido avistada este fin de semana desde el puerto cántabro de Santoña, y la red de vigilancia de varamientos del Gobierno de Cantabria (Revarca) está siguiendo los pasos de este cetáceo, que este lunes ya se estaba dirigiendo hacia alta mar.

Su acceso al puerto de Santoña podría haber estado relacionado con que la ballena estuviera «enferma» o tuviese «algún problema», según se ha indicado desde Revarca. «Estamos en alerta para ver qué recorrido hace y si sigue su rumbo hacia aguas del Atlántico», ha señalado un representante en un vídeo difundido por redes sociales.

Este tipo de ballenas suelen aparecer en el mar Cantábrico «una o dos veces» al año en cada temporada, y se dejan ver también durante ocho meses frente al litoral de California hasta Costa Rica, han indicado desde Revarca, que ha añadido que, por este hecho, en toda la cultura occidental el icono por excelencia de las ballenas es el de la jorobada.

El representante de la red ha explicado que se trata de una ballena «muy acrobática», a la que «le encanta dar grandes saltos» fuera del agua, sobre todo, en época de reproducción.

Según un representante de Revarca, este ejemplar podría ser una ballena que fue vista rodeada de más de cien calderones frente a la costa de Euskadi.

Igualmente, este portavoz ha apuntado que la ballena seguramente sea la misma que se vio el año pasado, saltando, frente a la costa de Llanes, en Asturias.

Compartir en: