El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la consejera de Turismo, Marina Lombó han realizado una visita institucional al congreso culinario San Sebastián Gastronomika (SSG) para apoyar a los cocineros cántabros participantes, seis chefs y un bartender, en el restaurante ‘Cantabria Infinita’.

«El que come en Cantabria y degusta productos de Cantabria sabe que damos calidad», ha asegurado el presidente para quien la gastronomía regional «está ahora en un gran auge» y «da nivel a Cantabria» gracias, fundamentalmente, al buen hacer de los profesionales del sector, «que trabajan un producto excepcional y saben hacerlo».

A su juicio, y al margen de los restaurantes con estrella Michelín, que suman 8 estrellas en total, «el nivel medio de Cantabria está entre los 3 ó 4 mejores de España».

Por eso, ha señalado la importancia de estar presente en San Sebastián Gastronomika, «la capilla sixtina de la gastronomía», para promocionar el trabajo de los cocineros cántabros y la gran variedad de productos de calidad que hay en la Comunidad Autónoma, entre los que ha citado los pescados y mariscos, las carnes, los productos de la tierra, las anchoas, los sobaos, los quesos y también los vinos.

Finalmente, ha incidido en el cada vez mayor peso del sector agroalimentario en la economía regional, un sector de un «potencial inmenso» que el pasado año registró más de 1.250 millones de euros en ventas y que es «fundamental» para ayudar a fijar la población en las zonas rurales.

Por su parte, Lombó ha destacado que la gastronomía cántabra, cuya «puesta en el mundo» ha llegado «algo más tarde» que en otros lugares de España, tiene aún «un gran recorrido por delante» como consecuencia de una combinación de éxito: «buenos productos, buenos cocineros y grandes ideas».

«Vamos a triunfar», ha añadido la consejera, que también se ha referido al protagonismo de la gastronomía en el propósito del Gobierno cántabro de desestacionalizar el turismo.