Cantabria cerrará el año 2018 como el de mayor compromiso de la ciudadanía con el reciclaje de envases de plástico, latas y briks, ya que se batirá el récord, tras un incremento “espectacular” del 11,2% de los depositados en el contenedor amarillo y otro “increíble” del 10,9% en el azul.

Así se desprende de los datos de balance aportados por la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, y el gerente de zona norte de Ecoembes, Fernando Blázquez.

Ambos han destacado la implicación de los cántabros en el reciclaje, pero han coincidido en señalar que aún queda mucho camino por recorrer.

“Cada cántabro, cada cántabra, habrá depositado este año en el contenedor amarillo una media de 981 envases de plástico, latas y briks”, ha valorado Díaz Tezanos, lo que supone un aumento del 11,2% respecto a las cifras de 2017, que Blázquez ha calificado de “espectaculares”.

La vicepresidenta ha explicado que el reciclaje en el contenedor amarillo es el que más ha avanzado en los últimos años, pasando de 9,3 kilos por habitante en 2016 a 10,9 kilos per cápita en 2018.

Además, ha señalado que el reciclaje en el contenedor azul, en el que se depositan papel y cartón, también ha evolucionado de manera “muy favorable” en Cantabria en los últimos años y, así, se cerrará 2018 con una media de 17,1 kilos por habitante, es decir, 680 productos de papel y cartón depositados en contenedor azul.

“Cifras que, sin lugar a dudas, son el resultado, por una parte, de la implicación de los cántabros y cántabras, porque sin ellos sería imposible, y, por otra parte, por el esfuerzo conjunto llevado a cabo por las otras partes implicadas, el Gobierno, ayuntamientos y Ecoembes, que tratamos de concienciar a la población, poner en marcha iniciativas y dotar de infraestructuras para facilitar el reciclaje”, ha afirmado la vicepresidenta.