Once playas cántabras lucirán este año la ‘Bandera Azul’, los mismos arenales que contaron con esta distinción de calidad en 2018.

Así, repiten distinción las playas de La Arena y El Sable, en Arnuero; Ris y Trengandín en Noja; Berria en Santoña; y El Sable y Los Locos en Suances; El Sable de Merón en San Vicente de la Barquera; la playa de Comillas, en esta localidad; Cuberris, en Bareyo; y Ostende, en Castro Urdiales.

La Bandera Azul es un galardón a la calidad ambiental de playas y puertos que concede cada año la Fundación para la Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC).

Para su obtención deben cumplirse una serie de criterios revisados periódicamente correspondientes a cuatro áreas principales: calidad de las aguas de baño, información y educación ambiental, gestión ambiental y seguridad, así como servicios e instalaciones en la playa.

Por otra parte, la ADEAC mantiene también este año sus Centros Azules en Cantabria, que nuevamente son la Casa de la Naturaleza de Castro Uriales; el Molino de Santa Olaja y la Casa de las Mareas, en Arnuero; el Molino de las Aves de Noja; y el Centro de Interpretación de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, en Santoña.

Asimismo, la asociación mantiene en la Red de Senderos Azules a la Ruta de la Costa de Noja y el Camino de las playas del Quejo a la Ría Castellanos, en Arnuero.