El Gobierno ha atendido la propuesta de los Ejecutivos autonómicos sobre su situación en el plan de desescalada por el coronavirus y ha aceptado que, el próximo lunes, las 13 autonomías que lo han pedido, entre ellas Cantabria, avancen a la fase 3.

Así lo ha anunciado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, en la que ha señalado que la gran parte del país estará así a partir de la semana que viene en la última etapa del plan del Gobierno para recuperar la actividad previa al confinamiento ordenado el 14 de marzo.

Tras conocer la confirmación del paso a la fase 3 y participar esta mañana en la comisión de desescalada, el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha indicado que el lunes se publicará en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) una orden que él mismo ha redactado y que regula las actividades que se podrán llevar a cabo.

Así, ha recordado que ya que a partir de la fase 3 las comunidades autónomas recuperan sus competencias –que habían quedado en manos del Gobierno central–, salvo en lo relativo a la movilidad interterritorial de España. «Hasta hoy la máxima persona responsable –en Cantabria– era el consejero de Sanidad, ahora ya vuelvo a recuperar ese poder como presidente de la comunidad autónoma», ha subrayado.