El Gobierno de Cantabria pondrá en marcha un ‘Plan de Despegue’ del turismo de la región que supondrá un coste de 8,3 millones de euros y que estará basado en tres «pilares»: ayudas al sector, una campaña de entradas gratuitas en las instalaciones «estrella» de Cantur y otras campañas de promoción regionales y nacionales.

El Plan ha sido presentado este martes en rueda de prensa por la consejera de Turismo, Marina Lombó, que se ha mostrado «muy optimista» y ha confiado en que el verano «no solamente no está perdido, sino que va a ser un buen verano» gracias al esfuerzo del sector y al «mejor posicionamiento» de Cantabria con respecto a otras comunidades por una menor afección de la pandemia del Covid.

Sobre las ayudas al sector, ha indicado que se pondrán en marcha «en cuanto se levante el estado de alarma» y que se destinarán dos millones de euros con los que contaba la Consejería para otras actividades, pero que ahora se destinarán a esta acción «prioritaria».

Además, ha señalado que las ayudas «no son finalistas», sino que se ofrecerán para que cada beneficiario las destine a lo que considere «más necesario.