Cerca de un centenar de lugares de Cantabria acogerá desde el próximo jueves, 28 febrero, hasta mediados de marzo el canto de las marzas, interpretadas por un total de ocho grupos marceros. El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha señalado la necesidad de mantener «viva» esta tradición que, como ha recordado, fue declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de inmaterial, por el Gobierno de Cantabria.

En este sentido, ha reconocido la «implicación» de los distintos coros que cada año renuevan su «compromiso» con este canto tradicional y desarrollan un «intenso» calendario de conciertos por distintos lugares de la región. También ha felicitado a la Ronda Marcera de Torrelavega, creada y presidida por Juan José Crespo y dirigida por Raúl Castillo Díaz, que celebra este año su trigésimo aniversario.

Será esta agrupación la que iniciará las marzas el jueves, a partir de las 18.00 horas, en la Residencia San José con la representación de la ‘Rutona’, que, como ha explicado Juan Jose Crespo, es «una historia que escarnece a los vecinos de holgada posición que se niegan a soltar un céntimo, pero que invita al residente del asilo a esbozar una sonrisa y alguna que otra carcajada».

A continuación, la ronda proseguirá el recorrido habitual a lo largo de seis horas para detenerse en el barrio de Nueva Ciudad y, desde aquí, se dirigirá a la plaza del barrio Covadonga. A las nueve de la noche, en el Bulevar Demetrio Herrero, tendrá lugar el tradicional «diálogo» entre el alcalde de la ciudad, José Manuel Cruz Viadero, y el autor del trabajo Juan José Crespo.

Acto seguido se procederá a hacer entrega del diploma del marcero mayor 2019, que recae en la persona de Rafael Cangas Aedo, un «excepcional tenor primero, histórico de la Coral de Torrelavega», en palabras de Crespo. De allí, los marceros emprenderán camino hasta la iglesia de La Asunción y concluirá la jornada con una nueva escenificación de la ‘Rutona’ en la calle Consolación y en la Fuente de Cuatro Caños.