Hasta no hace mucho tiempo, la ortodoncia se asociaba a niños y adolescentes, pero cada vez es más frecuente ver a adultos que la utilizan.

Según los dentistas de la clínica dental en Parla Mydent, las razones que nos llevan a tomar esta decisión son muchas, desde el deseo de corregir alteraciones estéticas a poner remedio a otras más funcionales, como la “mordida cruzada”, que altera la masticación y puede estar asociada aL bruxismo, alteraciones del sueño, dolor de cabeza, etc.

Si acabas de comenzar un tratamiento con ortodoncia, ya sea con brackets o con alineadores, posiblemente tengas una sensación extraña o incluso algunas molestias. Esto es muy habitual, ya que todo cambio requiere un periodo de adaptación.

Para que te sientas lo más cómodo posible, te vamos a desvelar todas las recomendaciones que nos da el Dr. Abul Nasimi, director de las clínicas de odontología Mydent:

  1. Cómo evitar las molestias de los primeros días con ortodoncia

Durante los primeros días, es normal sentir molestias o incluso dolor, pero no te preocupes, son sensaciones pasajeras y todos los pacientes acaban acostumbrándose a la ortodoncia.

Al ponerte brackets, puedes experimentar sensibilidad en los dientes o pueden aparecer algunas llagas en las mejillas, la lengua, los labios o las encías. Como ya hemos comentado, ambos casos desaparecerán a los pocos días.

Sin embargo, si tienes sensibilidad dental puedes consultar con tu dentista, médico o farmacéutico la posibilidad de tomar medicación analgésica.

En el caso de las llagas, puedes comprar una crema o pomada con ácido hialurónico en la farmacia para que te alivie, ya que protege la zona de rozaduras y acelera el proceso de cicatrización.

Si has optado por la ortodoncia invisible, notarás muchas menos molestias que con cualquier tipo de bracket, pues no provocan rozaduras ni llagas.

De todas formas, es posible te encuentres con el caso de la sensibilidad dental, aunque es bastante llevadera. Como con los brackets, puedes combatirla con analgésicos.

  1. Cuida mucho tu higiene oral

Los portadores de aparatos de ortodoncia deben ser muy meticulosos con la limpieza dental, pues hay mayor riesgo de que se acumule la placa bacteriana y, como consecuencia, se produzcan problemas como caries, gingivitis, mal aliento, etc. Se recomienda que el cepillado tenga una duración de tres a cinco minutos.

Es importante utilizar un cepillo de dientes que permita acceder fácilmente a toda la dentadura. El cepillo manual especial para ortodoncia o el cepillo eléctrico son los más recomendables. Además, puedes incorporar un irrigador bucal a tu rutina de higiene.

Si la ortodoncia que llevas se puede quitar al comer, debes cuidar también su higiene, cepillándola tras cada comida.

Para limpiar el aparato, te recomendamos sumergirlo en una pastilla efervescente como las que se usan para limpiar dentaduras postizas una vez a la semana.

  1. Cuida tu alimentación

Evita alimentos muy duros, como los frutos secos o los turrones, ya que pueden hacer que un bracket se despegue o se rompa.

  1. Respeta los tiempos de uso

En el caso de la ortodoncia removible, debemos mantenerla puesta el tiempo que sea necesario, un mínimo de 22 horas al día para evitar retrasos en la ejecución del tratamiento.

  1. Acude a las revisiones

Para evitar retrasos en el tratamiento, acude a las citas pautadas por el profesional odontólogo.

  1. Rotura de algún componente

Como apunta el doctor Abdul Nasimi y otros dentistas especialistas en Parla, aunque no es frecuente, puede que alguno de los componentes del aparato (brackets, arco u otros) se rompa. Si sucede, debe solicitarse una consulta inmediata con el ortodoncista para que pueda repararlo y que el tratamiento no pierda eficacia.