La Fundación Naturaleza y Hombre ha eliminado plantas invasoras en la ribera del Miera a su paso por la localidad de Ceceñas (Medio Cudeyo), donde también ha habilitado refugios para larvas del caballito del diablo y el ciervo volante, que hacen que el Parque Fluvial La Regata sea el primer espacio natural de Cantabria que opta a convertirse en Reserva Entomológica.

Así lo ha indicado la FNYH en un comunicado en el que explica que esta actuación se enmarca dentro del convenio que el pasado mes de noviembre firmó con la Junta Vecinal de Ceceñas por un periodo de 20 años para la protección de dicha ribera, favoreciendo los hábitats de insectos.

Desde entonces, se han eliminado especies de flora invasora existente en la zona como el amor del hombre (Tradescantia fluminensis), que afecta al hábitat potencial de caballito del diablo (Coenagrion mercuriale) pues impide el desarrollo de sus larvas, siendo La Regata una de las seis colonias de esta especie localizadas en la cuenca del Miera.

Para favorecer la presencia y protección de las citadas especies de insectos, y como indica la Directiva Hábitats de la Unión Europea, se han construido pirámides-nido que permitan la alimentación de las larvas de ciervo volante. Asimismo, se ha construido e instalado próximo a la ribera un hotel de insectos que facilite la diversidad biológica de estos pequeños animales esenciales para el equilibrio del ecosistema.

Las tareas también han incluido una fase divulgativa, con la edición e instalación de paneles informativos autointerpretativos para los visitantes del parque fluvial. La información desplegada destaca también por hallarse en territorio incluido en la Red Natura 2000 y hace incidencia en el frágil estado de conservación del caballito del diablo y el ciervo volante.

Gracias a estos avances en la restauración natural de la ribera, la Fundación Naturaleza y Hombre ha presentado a la Asociación Española de Entomología la propuesta de declaración de la Reserva Entomológica del Parque Fluvial de La Regata, con el objetivo de proteger y mejorar el hábitat del caballito del diablo y el ciervo volante.

La figura de protección de Reserva Entomológica fue creada en el año 2012 por la Asociación Española de Entomología (AeE) con el fin de impulsar y apoyar los programas dirigidos a la designación de áreas que alberguen poblaciones de artrópodos singulares y endémicas, que se encuentren en estado amenazado, así como comunidades de insectos que reúnan una gran diversidad biológica o grupos entomológicos de especial interés para su conservación.