A medida que pasa el tiempo, los edificios van mostrando diferentes patologías que se producen sobre sus cimientos. La mayoría, relacionadas con los años de antigüedad del inmueble y con el desgaste por su uso.

El informe ‘Tu Edificio en Forma’, elaborado por Mutua de Propietarios, señala que más de 8,6 millones de viviendas deberían superar durante este 2018 el Informe de Evaluación de los Edificios (IEE), inspección obligatoria para los inmuebles que tienen más de medio siglo de antigüedad. Incluso, en algunas comunidades autónomas y ayuntamientos, las normativas son más estrictas, por lo que las revisiones también deben hacerse en los edificios con más de 30 años de existencia. El estado de conservación general de los cimientos, la eficiencia energética de la edificación o las condiciones de accesibilidad que ésta provee, son algunos de los aspectos que se examinan en este tipo de inspecciones técnicas.

Según la citada publicación, 2,8 millones de viviendas que están contempladas dentro del parque inmobiliario de la Comunidad de Madrid deberán pasar el IEE este año. En otras comunidades autónomas, por ejemplo, Cantabria, se espera que más de 134.000 viviendas pasen el IEE este año.

El estudio, que también cuenta con la participación del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región de Murcia, indica que el parque inmobiliario a nivel nacional asciende a 25,2 millones de viviendas. Es decir que, aproximadamente, una de cada tres debería ser revisada este año.

El informe reveló que, de acuerdo al período en el que han sido construidas, las viviendas comienzan a mostrar determinadas patologías. En el caso de los edificios levantados entre 1900 y 1955, por ejemplo, aparecen pudriciones en sus componentes como consecuencia de las filtraciones de humedad. Por su parte, aquellos inmuebles de las décadas de 1960 y 1970 -años de construcción acelerada- presentan inconvenientes como grietas en las fachadas o malos olores, que aparecen porque no se cuidaron los espacios de ventilación de las instalaciones.

En cuanto a las construcciones de las décadas de 1980 y 1990, que aún no están obligados a pasar el IEE, muestran daños, sobre todo, cuando se encuentran expuestos a la acción del ambiente marino.