La concejala de Barrios y Dinamización Social, Carmen Ruiz, participa en la popular fiesta, que cada año rememora el duro oficio de lavar a mano al que se dedicaban muchas vecinas de la zona.
El «Día de las lavanderas» ha tenido lugar en el lavadero de Fumoril, un singular elemento del patrimonio etnográfico de la ciudad, que fue construido en el siglo XIX y es una de las pocas edificaciones de estas características que se conservan en Santander.
Tras el lavado de la colada, se realizó una exhibición caballar y una comida solidaria, que se sirvió al precio simbólico de 2 euros y cuya recaudación se entregará a la Parroquia de Cueto, que lo repartirá entre las familias más necesitadas del barrio.

FG_AUTHORS: Ayuntamiento de Santander – Noticia

Leer noticia completa: http://goo.gl/Bufb8Z

Dejar respuesta