La banda ancha de Internet llegará en 2021, al menos, al 95 % de la población de Cantabria, que se convertirá en una de las regiones de Europa con mayor implementación de este servicio.

Así lo anunciaron el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, y el consejero de Industria, Francisco Martín, en Arredondo, donde inauguraron el nuevo alumbrado público y la conectividad de alta velocidad desplegada en todo el municipio, actuaciones que han supuesto una inversión próxima a los 70.000 euros.

Revilla señaló que el Gobierno «avanza con firmeza en el reto» de facilitar a los pueblos los mismos servicios de que disponen las ciudades, especialmente la banda ancha de Internet, que es «fundamental» para luchar contra el despoblamiento rural.

«Ahora que con la Covid-19 hay ya una mentalidad de que hay que volver a los pueblos, tenemos que dotar a los núcleos rurales de medios para que la gente pueda desde aquí llevar a cabo sus actividades», dijo el presidente.

Por su parte, Martín mostró su satisfacción por el grado de cumplimento del objetivo fijado en el año 2017 con la puesta en marcha del plan Conecta Cantabria. A su juicio, dotar de banda ancha a los entornos rurales es una «política efectiva» para fijar la población en las zonas rurales y llevar servicios como el telecomercio o la televisión a vecinos como los de Socueva, un pequeño núcleo de Arrendondo, de tan solo seis habitantes, que ya disponen todos ellos de conexión de alta velocidad.

«Vamos cumpliendo los objetivos para que Cantabria se incorpore al mundo de la digitalización», ha apuntado Martín, que ha destacado tanto el compromiso del Gobierno al respecto como el apoyo de los operadores y del Ministerio, que ha concedido este año cerca de dos millones de euros para contribuir a este fin.